Sierra Pelada

Sierra Pelada

Discurre esta ruta en su mayor parte por un monte con encinares en regeneración donde nos será fácil observar la fauna típica de los arbustos y bosques esclerófilos (rabilargos, currucas, torcaces, tarabillas, perdices, críalos, alcaudones, chotacabras...).

Al descender seguiremos la antigua cañada real de Priego, en dirección al cortijo de la Capilla, antes de girar para volver al punto de partida.
Iniciaremos la ruta desde el cortijo de Sierra Pelada, donde está situado el primer cartel indicador. Para acceder a este punto desde Íllora, seguiremos la carretera comarcal en dirección a Montefrío. El cortijo de Sierra Pelada se encuentra junto a la carretera, a unos siete kilómetros de nuestro punto de partido. Aquí tomaremos una pista abierta por el IARA, que atraviesa la sierra de sur a norte. Durante casi todo el trayecto vamos a atravesar una formación kárstica de dolinas y torcas, con vegetación arbustiva en regeneración. Después de un kilómetro, aproximadamente, la pista desciende hasta llegar a una depresión, en la que el camino del IARA desaparece. A continuación seguiremos una senda que atraviesa el encinar situado en el margen izquierdo de dicha depresión. Al atravesar la masa de encinas se deja al lado izquierdo el cortijo de las Saleguillas, con una amplia era junto al mismo. Discurriremos ahora por un camino que tras atravesar el arroyo de la Cañada, conduce al cortijo del Chaparral. Al dejar atrás el cortijo, tras esquivar una cadena que corta el camino llegaremos a la carretera de Montefrío, antigua cañada real de Íllora, hoy día prácticamente sin uso. Proseguimos el camino en dirección a Montefrío, ahora por pistas asfaltadas. Pasados unos tres kilómetros veremos a nuestro lado derecho el camino de las Capillas, donde podremos abastecernos de agua en la fuente del mismo nombre. Siguiendo unos metros más la carretera, tomaremos un camino que sale del lado derecho y llega hasta el cortijo de Ruipérez, donde hay una pequeña ermita en la que se celebra una romería famosa en la zona. Ahora continuaremos nuestro camino en dirección a Íllora, por la misma carretera en la que comenzamos la ruta. A unos trescientos metros de Ruipérez dejaremos a nuestra izquierda una planta comarcal de transferencia de basuras. Subiremos zigzagueando y, después de dos curvas cerradas y una pequeña recta, regresaremos al inicio de la ruta.

/