Tajo del Sol

Tajo del Sol

Recorrido por un paisaje que combina el terreno agrícola, el bosque mediterráneo de encinas y los pinares con dolinas y lapiaces en el Tajo del Sol. Podremos ver fauna de bosque frondoso y cantiles.

El recorrido comienza en Fuente Alta, en la ladera sur de la Sierra de Madrid. Recomendamos que el acceso a este punto se haga en vehículo desde Íllora, tomando la carretera de Montefrio y desviándose por el camino de la Virgen tras pasar el molino de los Santos. Fuente Alta es un manantial que abastece en parte a Íllora. Una de sus peculiaridades es que está situado a ras de suelo, por lo que el agua almacenada en sus abrevaderos resulta esencial para el desarrollo de un anfibio endémico del sistema subbético, el sapo partero bético (Alytes dickhilleni). Tras observar en los abrevaderos las larvas de este singular anfibio, subiremos por el camino en dirección a Las Nogueras, hasta llegar al cerro de La Laguna (1.087 m). Descendiendo una cuesta llegaremos a Fuente Grande, cuyo caudal ha menguado en los últimos años al abastecer de agua a Puerto Lope. A continuación el camino comienza un leve ascenso hasta llegar a una bifurcación, donde tomaremos el camino de la izquierda, que realiza un giro circular a través del punto de inicio. En el comienzo de este giro observaremos una señal de camino incorrecto, y entonces nos adentraremos en la masa forestal, subiendo una cuesta que tras atravesar el bosque nos llevará a la fuente del Rosal. A partir de este punto hay que prestar atención a las señales visuales de la ruta, que continúa ascendiendo atravesando los montes del Espinar y la Rosa. En Cerro Prieto, haciendo honor a su nombre, atravesaremos la masa forestal más densa y en mejor estado del municipio, por un camino casi sin uso, excepto el que le dan los cazadores. Al dejar atrás el bosque buscaremos la fuente del Rosal, en la que podemos refrescarnos, y continuaremos por la cañada real del Gallego hasta el cortijo de la Rosilla. Aquí tomaremos un camino que discurre entre el Lagunazo (1.276 m) y el Tajo del Sol (1.258 m), nuestro último objetivo. Desde su mirador podremos visualizar una amplia panorámica de las sierras y vegas de Granada, y tras haber repuesto fuerzas, desandaremos el camino sobre nuestros pasos. Tras pasar por el pinar que nos dio la bienvenida a la sierra de Madrid, descenderemos por una senda situada en el lado derecho, en la que las marcas visuales se sitúan en los troncos y en las piedras. Tenemos dos opciones de regreso: una que llega directamente a Fuente Alta y otra que bordea los pinares de la sierra de Madrid hasta el cortijo de la Fuente de Madrid, donde hay otra excelente fuente.

/