Setas en Illora

La naturaleza ofrece diferentes formas de acercarse a ella y conocerla, aunque de siempre el mundo misterioso de los hongos ha fascinado la imaginación del hombre, es desde hace un tiempo, con ayuda de multitud de guías y trabajos publicados de estos seres, cuando podemos acercarnos y conocerlos mejor.
Este episodio no pretende desvelar una ciencia tan amplia, más bien acercar al profano y ponerlo en contacto con alguna de la gran cantidad de especies de hongos que podemos encontrar en nuestros campos y montes.

Lo cierto es que nosotros cuando vamos a buscar setas al campo lo que nos interesa es el cuerpo fructifero del hongo "vasideocarpo" y esto es lo nos interesa reconocer para poder echar un buen día de setas para no tener que lamentarnos.
Siempre hemos oido decir que con las setas debemos tener mucho cuidado y sin bien es cierto, también es cierto que con conocer algunas especies nos bastará para llenar una canasta en una mañana.
En Íllora la seta más conocida es la archifamosa seta de cardo (pleurotus eryngii), asociada al cardo corredor (Eryngium campestre) seguida de las setas de álamo y los níscalos.
Hay otras muchas especies de setas despreciadas de unas excelentes cualidades gastronómicas. A continuación hablaremos de donde encontrar setas y cuales poder coger.

Setas de nuestros campos y montes

Las setas requieren unas condiciones de humedad alta y temperaturas suaves, por lo que la mejor época suele ser en Íllora a finales de Octubre y a principios de Noviembre, pero podemos buscar determinadas especies en un tiempo más prolongado. Los lúgares predominantemente seteros son en Íllora, Parapanda Sierra Pelada y Sierra de Madrid. En Parapanda se busca la seta de cardo, en los prados calizos despejados de árboles y con cardos corredores podridos. En estos mismos lugares también se pueden buscar los champiñones silvestres.
La madurez de los pinares de Parapanda esta atrayendo cada vez más especies y en una duración más prolongada que las de Prado, así cuando en Agosto o Septiembre ha habido tormentas y el otoño se presenta húmedo podemos hallar diferentes tipos de níscalos (lactarius). Igualmente bajo pinar encontrámos rusulas, con la cutícula o piel roja en la mayoría de especies y las láminas blancas. El pinar también ofrece champiñones, como es el caso del agaricus silvicola de una excelente comestibilidad. En los últimos años se ha convertido en muy popular la llanega blanca o seta blanca de pino (Hygrophorus agathosmus), asociada a pinares con mucha acículas y cortezas en el suelo. Es común en Íllora el pie azul (lepistanuda) seta curiosa que debido a su color violeta es descartada por los aficionados, algunos años resultan abundantes las tocineras o esponjas, que resultan comestibles si se les quita la cuticula y los poros, a este grupo pertenece "suillus bellini" y "suillus granulatus".
También encontramos en los pinares de Sierra Madrid y Sierra Parapanda las setas de embudo o clitocybes con las que debemos tener cuidado ya que algunas de ellas contienen ácido cianhídrico, que puede provocar reacciones alérgicas.
Aquí encontramos, clitocybe gibba, comestible al igual que C.odora también comestible y c.riulosa, tóxica por su contenido en muscarina.
Las tricholomas ofrecen en diciembre y enero buenas posibilidades para llenar la canasta. Estas setas deben de ser colectadas cuando son jóvenes y sus láminas blancas, ya que en poco tiempo se estropean y aparecen gusanos en ellas, son conocidas popularmente con el nombre de ratones, cenizas o negrillas y aunque hay varias especies nosotros atenderemos a la Tricholoma terreum.
Otras setas del pinar son los cuescos de lobo o bejines que en su juventud cuando su gleba o carne es blanca puede consumirse. Pertenecen a este género las especies "Lycoperdom molle" y "L. perlatum".
Se encuentran muchas más especies en los pinares como boletus chorooogonphus, cortinarius, mycenas, pholiotas, etc a las que no prestaré más atención debido a la dificultad de identificación o pocas cualidades gastronómicas.
Debajo del matorral mediterráneo o pastos abiertos con árboles, podemos encontrar especies interesantes. En Sierra Pelada se da una seta asociada a los almendros abandonados y claros de bosque muy buena la (lepista personata) o pie violeta. También aquí se da "tricholoma orirubens" y una seta asociada a los almendros y las arcillas rojas (clitocybe phyllophila), seta toxica ya que contiene muscarina. También se da en Sierra Pelada, seta de cardo, champiñón silvestre y algunos boletos, en torno a Sierra Madrid y las inmediaciones del Zumacal, podemos hallar la seta de cañahea "Pleorotus eryngi ferulae" , ya en los campos abiertos y arroyos encontrámos diferentes setas, "pleorotus ostreatus" conocido vulgarmente como seta de alpaca, la "agrosive aegerita" o seta de álamo, las "armillarias" o setas de membrillero, las barbudas o apagadores, genero "genero coprinus" que no suelen ser buscadas en el municipio. Los "Lyophyllum "sobre maderas de árboles de ribera y tocones, las auricularias u orejas de judas o los yesqueros entre otras, para acabar diremos que se dan escasamente algunas amanitas venenosas ignoradas y desconocidas localmente, y a la pregunta si la seta de olivo (omphabotus olearius) es venenosa, afirmativamente mucho.