Refugios o casetas de pastores

El régimen de vida de campesinos y pastores les obligaba a pasar largos periodos de tiempo a cielo abierto, fuera del núcleo urbano, especialmente en el caso de los últimos, puesto que la vida de los pastores se desarrollaba con la de sus animales, lo cual hacía que se hubiesen de pasar considerables periodos de tiempo fuera del núcleo urbano.

Para hacer esta estancia posible y lo mas protegida de la intemperie los campesinos y pastores de Íllora crearon unas casetas o refugios de piedra para guarecerse. Su ejecución era prácticamente artesanal y su forma en muchos caso recuerda a los talayots de las Baleares. Los materiales estaban formados fundamentalmente por las propias piedras del entorno. De estudiada ejecución llegan a alcanzar cierta técnica ejecutoria cuando se crean con cúpulas que se autosustenta por si solas.
Existen varias en todo el espacio rural del municipio de Íllora la mayoría en terrenos de carácter privado aunque las hay también situadas en espacios públicos. Estas construcciones son una singularidad del municipio de Íllora, no se conocen otras similares en otros puntos.