Historia - Edad Media

Historia - Edad Media

Indice del artículo
Historia
Prehistoria
Edad Antigua
Edad Media
Edad Moderna
Edad Contemporánea
Todas las páginas


Edad Media. Vándalos y Silingios serán los primeros pueblos bárbaros que se establecerán en nuestro territorio en el año 409 d.C. al finalizar la dominación romana, en este primer momento asistiremos a una época de inestabilidad que finalizará con el predominio visigodo. La pugnas religiosas provocadas por el arrianismo tendrán su repercusión que culminará con la ocupación de toda la zona por el emperador Justiniano. Pero será la ocupación árabe la que iniciará un periodo amplío y distintivo para el municipio de Íllora. Así, en el periodo del Yund de Damasco los conquistadores se repartirán las tierras y se asentarán en la ribera del Genil, creando nuevos pueblos y viendo en los territorios conquistados una nueva patria. En esta época aparecerá un personaje señero en la historia de Íllora; un joven predicador de la fe cristiana llamado Rogelio que más tarde se convertiría en el patrón de Íllora: San Rogelio. Así en los años que van del 852 al 862 se producirán conflictos por motivos étnicos y religiosos, en este contexto San Rogelio realiza su labor de predicación en un clima de crispación por parte de las autoridades córdobesas que le costará el martirio y la muerte por desafiar al poder árabe establecido en ese momento. Cuando se impone el califato las tierras granadinas se organizan en coras, así existen citas que hablan de localidades como Ilyura o Montefrid al noroeste de la Cora de Elvira. Existiendo también menciones ala Íllora árabe en las crónicas de Fernando III y Alfonso VI. Con la caída del califato y la progresiva implantación de los reinos de taifas Íllora también se verá sometida a la gran inestabilidad que suponían las constantes disputas entre los distintos reyes, situación que cambiará cuando se produzca el triunfo de los reyes cristianos en las Navas de Tolosa y poco tiempo después la creación de la dinastía Nazarí. El territorio del reino nazarí situará a Íllora en un terreno fronterizo con los cristianos, de ahí que se la denominase el "ojo derecho" de Granada y por tanto sería una zona de constante conflicto que le hará ser un frecuente escenario de guerra, en incursiones como las que protagonizaría Fernando III. Íllora al estar integrada en el reino nazarí disfrutará como el conjunto de todo el territorio de una época de esplendor económico por la transformaciones que los nazaries implantarían en la agricultura con su innovadores sistemas de riegos y por otra parte esta situación de mejora económica se verá beneficiada por una época de prosperidad generalizada que agonizará en el siglo XV. Decidida la campaña militar de los Reyes Católicos contra el Reino Nazarí de Granada, Íllora será un objetivo inmediato para las tropas cristianas por su ubicación estratégica, así el ejercito de Fernando e Isabel marcha para poner sitio a la villa de Íllora y el 8 de junio de 1486 se produce la toma de la villa de Íllora por parte de los Reyes Católicos. La toma de la fortaleza no fue tarea fácil pues la resistencia planteada a las tropas cristianas por parte del alcaide de la villa fue fuerte, así las tropas cristianas del rey Fernando auxiliadas por el Duque del Infantado y el Conde de Cabra sufren en un primer momento un número considerable de bajas, pero el papel jugado por la artillería supondrá que la balanza se incline decisivamente a favor de las tropas cristinas. Tras la conquista militar los Reyes Católicos nombrarán a Gonzalo Fernández de Córdoba como el primer alcaide cristiano de la villa de Íllora. Tras la reconquista y capitulación de Granada, la villa y gran parte de sus territorios pasarían a pertenecer a la corona con un privilegio real de exención de las alcabalas, pedidos de primera venta y de moneda forera, siendo la parte restante congregada en señoríos solariegos.

 

 

 

 



/